Economía de servicio: el registro del tiempo es imprescindible